Volvo fabrico su último auto con motor diesel

0

Volvo Cars’ last diesel car rolls off the production line

Comparte

El pasado jueves, el último Volvo V60 con motor Diesel salió de la plata belga de Gante. Sólo poco después que desde las líneas de montaje de la sueca Torslanda saliera el último XC90 Diesel.

Eran los dos últimos modelos que utilizaban motor Diesel. «Estos acontecimientos marcan un gran hito en los 97 años de historia de Volvo Cars. Con esta medida, estamos dando un gran paso hacia nuestras ambiciones de convertirnos en un fabricante de automóviles totalmente eléctricos, además de lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2040», añade Volvo en la nota.

Un adiós no exento de cierta nostalgia puesto que los motores Diesel han constituido un pilar en la consolidación de la firma sueca como marca premium.

Pero también un pasar página para adaptarse a los tiempos que corren, que exigen la electrificación de los modelos. «Hace sólo cinco años, el motor Diesel era nuestro pan de cada día en Europa, al igual que lo era para la mayoría de los demás fabricantes de automóviles. La mayoría de los coches que vendimos en Europa en 2019 funcionaban con diésel, mientras que los modelos eléctricos apenas comenzaban a ganar terreno. Hoy, la mayor parte de nuestras ventas en el continente son coches electrificados».

Una electrificación que para la firma sueca está evolucionando «más rápido de lo que la mayoría de nosotros podríamos haber imaginado, y está impulsada en gran medida por regulaciones más estrictas sobre las emisiones de los tubos de escape, así como por la demanda de los clientes en respuesta a la crisis climática y el deseo de un aire urbano más limpio. El año pasado, aumentamos nuestras ventas de automóviles totalmente eléctricos en un 70 por ciento y nuestra participación en el mercado eléctrico mundial en un 34 por ciento. Las cifras hablan por sí solas y subrayan que la dirección totalmente eléctrica hacia la que nos dirigimos ahora es la correcta».

La electrificación total, ‘Zero Emission’ no es para ahora, todavía habrá un tiempo de transición que será asumida por los híbridos, pero Volvo no sólo lo asume, sino que se considera preparada. «Nuestra cartera actual mixta, incluye algunos excelentes modelos híbridos enchufables e híbridos suaves, que actuarán como un puente perfecto hacia ese futuro».

Se cierra así un ciclo de casi 35 años. Los que median entre el lanzamiento del Volvo 244 GL D6, con motor diésel de seis cilindros, pasando por el hito de 2001 cuando el Volvo V70 recibió con el primer motor turbodiésel desarrollado por la marca sueca, un cinco cilindros. Antes de lanzar un cuatro cilindros diésel de 1.6 litros –2008– de muy bajas emisiones. Y en 2012 llegaría el primer híbrido enchufable diésel del mundo.

El paso hacia los eléctricos a baterías está tan asumido en Volvo que se retiraron de Aurobay, la empresa de motores térmicos conjunta con Geely Holding. Volvo, como se sabe, es en la actualidad propiedad de Geely.

Deja un comentario